El terapeuta Moe Ari Brown habla sobre cómo sobrellevar el trastorno afectivo estacional

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

por Chris Reeder Young

Cuénteme un poco sobre usted y su historial clínico.

Soy Terapeuta Licenciada en Matrimonio y Familia. Mi trabajo está informado sobre el trauma, culturalmente sensible y profundamente motivador. Busco ayudar a las personas a encontrar alineación y equilibrio. La autenticidad radical es una de las piedras angulares de mi trabajo, ya que practico el cultivo de la creatividad y la autenticidad en todos los aspectos de mi vida personal y profesional. Me especializo en el trabajo con la comunidad LGBTQIA+, parejas, personas de color y sobrevivientes de trauma.

¿Qué te trajo al trabajo que haces?

Crecí en el lado sur de Chicago, el último de seis hermanos. Entre mis dos padres, tenían alrededor de 15 hermanos y esta gran dinámica familiar dio forma a mi educación de manera importante. Mis padres crecieron en la pobreza y experimentaron intensos traumas cuando eran niños. Crecí siendo testigo de cómo las reuniones familiares con hermanos podían convertirse rápidamente en fuentes de dolor, ya que estas reuniones resurgían traumas y otras dificultades que habían soportado como hermanos. También experimenté varios traumas en la niñez que impactaron profundamente mi sentido de identidad y alteraron mis respuestas emocionales al dolor. Aprendí a enfrentar el conflicto y el caos desde el principio a través de la distancia emocional y, a menudo, escapaba de mis emociones a través de los libros y el arte. Estas experiencias me despertaron la curiosidad sobre el impacto del trauma y la respuesta de la familia al dolor. Aprendí rápidamente que mi familia extendida no sabía cómo superar el dolor emocional de manera que siempre condujera a mejores resultados. Me convertí en terapeuta porque quería ayudar a las familias a sanar cualquier ruptura que les impidiera amarse abiertamente.

¿Qué es el trastorno afectivo estacional?

El Trastorno Afectivo Estacional, también conocido como Depresión Estacional, se caracteriza en el Manual Diagnóstico y Estadístico IV (DSM-5) como un tipo de depresión con una cualidad estacional. Es decir, suele haber un patrón relacionado con la época del año en que surge la depresión. La depresión debe haberse expresado durante una temporada específica durante al menos dos años consecutivos para establecer un patrón. Debido a la naturaleza cíclica del SAD, también es importante comprender qué patrones de vida o aniversarios de vida se agitan al mismo tiempo. Si bien el SAD puede desencadenarse por el cambio de estación, también descubrí que los eventos desafiantes del aniversario también pueden desencadenar el trastorno afectivo estacional.

La depresión continua parece no seguir un patrón cíclico como el trastorno afectivo estacional. El trastorno afectivo estacional está presente sólo en una época específica del año (p. ej., en el otoño o el invierno) y la remisión completa ocurre en una época característica del año (p. ej., la primavera). Las personas con SAD tienen más probabilidades de informar síntomas atípicos, como hipersomnia, aumento del apetito y ansias de carbohidratos, falta de interés en el sexo, letargo, desesperanza o pensamientos suicidas.

¿Quién se ve afectado por SAD?

El trastorno afectivo estacional es más frecuente entre quienes viven en climas más fríos durante los meses de invierno. Sin embargo, cualquier persona puede verse afectada por el trastorno afectivo estacional en cualquier momento. Los cambios climáticos son solo un factor que aumenta las posibilidades de experimentar depresión estacional. El invierno es el ciclo natural de descanso y actividad de la naturaleza. En muchos sentidos, nuestros cuerpos están configurados para descansar e hibernar en el invierno, pero debido a la forma en que están estructurados el trabajo y la sociedad, todavía nos esforzamos por conseguir un trabajo en cuatro pies de nieve antes de que salga el sol o nos obliguemos. nosotros mismos para ser sociales cuando está bajo cero afuera. Toda la creación está hibernando y desacelerándose, incluso los árboles están tomando un descanso, pero estamos usando gran parte de nuestra energía hasta el punto de agotamiento durante todo el año en lugar de seguir estas importantes señales. Cuando nuestros ciclos de trabajo seguían la agricultura y la naturaleza, estructurábamos nuestros años, fiestas religiosas, calendarios escolares, todo en los ciclos de la naturaleza. En el invierno, nuestros cuerpos se inclinan naturalmente a períodos más largos de inactividad cuando los días son más cortos y hay más noche. Cuando la vida estaba estructurada en torno a las estaciones y la naturaleza, habíamos incorporado estos cambios naturales en la forma en que vivíamos nuestras vidas y en cómo hacíamos uso de nuestro tiempo. Muchos de nosotros notaremos un cambio en el estado de ánimo cada vez que nuestros cuerpos necesiten reducir la velocidad y no podamos hacerlo debido a las exigencias de la vida.

Sabemos que la temporada navideña puede ser difícil para nuestra familia LGBTQ+, ¿cuáles son algunas cosas que puede sugerir? para ayudarlos a navegar los meses de vacaciones más fríos y mantenerse bien física, psicológica, emocional y espiritualmente?

Ciertas épocas del año, el invierno por ejemplo, vienen junto con varios días festivos importantes que se relacionan con la unión y la celebración, momentos en los que muchas personas LGBTQIA+ a menudo se sienten separadas de sus amigos, rechazadas de la familia y experimentan la desconexión de la comunidad debido a los prejuicios de otras personas sobre su identidades Esto puede provocar agotamiento, tristeza y muchos otros cambios de humor para las personas que experimentan estos desencadenantes anualmente.

¿Cómo pueden las parejas y los seres queridos ayudar a las personas con SAD?

Los seres queridos pueden ser el mayor apoyo para quienes sufren de depresión estacional. Animo a todos los miembros de la familia a que se familiaricen con el trastorno afectivo estacional y cómo afecta a sus familiares. Entonces, lo mejor que cualquiera puede hacer para brindar apoyo es unirse a otros en los consejos de cuidado personal que he brindado. No solo lo ayudará a sentirse mejor, sino que también lo ayudará a conectarse con los miembros de su familia, ya que podrían estar luchando.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro terapeuta a que nos ayude?

La mejor manera de ayudar a su terapeuta a que lo apoye es abriéndose y compartiendo realmente las profundidades de lo que está experimentando. Lo que no revelamos, no podemos sanar. Es imperativo que seamos vulnerables en el proceso de terapia. Mi mayor consejo para cualquier cliente: siempre complete cualquier "tarea" dada por el terapeuta y sea extremadamente responsable de su propia curación. El terapeuta es solo un defensor y no puede cambiar su vida por usted, pero puede ayudarlo a cambiar radicalmente su propia vida.

CONSEJOS PARA EL CUIDADO PERSONAL

1 Pasa tiempo con tu familia elegida. La familia elegida puede incluso incluir algunos miembros de su propia familia biológica. Cualquier persona con la que elijas pasar tiempo debe ser alguien que sepas que te ama y te apoya.

2 Obtenga algunos aceites esenciales, un poco de incienso, una buena lista de reproducción relajante y un poco de sal de lavanda para poner en la bañera y mejorar su cuidado personal. Tu casa, tu mente y tu cuerpo son hogares que debes cuidar. Alimenta a cada uno y notarás un cambio en tu estado de ánimo.

3 Descargue una aplicación de apoyo emocional en su teléfono para el cuidado personal diario. Mi favorita es la aplicación Mine'd, en la que soy un experto. Esta plataforma ofrece sesiones diarias en vivo dirigidas por expertos en todo lo relacionado con la salud emocional. Los expertos responden preguntas y fomentan una comunidad amorosa entre los espectadores. Es un gran espacio para el apoyo emocional. Obtenga la aplicación Mine'd en moeari.doyoumined.com.

4 Mantenga su rutina lo más regular posible. Mantenerse constante con sus actividades diarias ayudará a garantizar que permanezca equilibrado a medida que disminuye la velocidad.

5 Vitamina D. La vitamina D es una vitamina que obtenemos del sol y regula muchas funciones corporales y ayuda a muchos de nuestros órganos a hacer su trabajo. La deficiencia de vitamina D tiene muchos efectos secundarios negativos, que incluyen estado de ánimo deprimido, fatiga crónica, dolor crónico, dificultad para concentrarse, disminución de la salud ósea, mayor incidencia de diabetes y presión arterial alta, y más.

6 Descansa y no te esfuerces demasiado. Está bien quitarse algunas cosas del plato cuando tiene menos energía. Ten gracia para ti y permítete el tiempo que necesites para descansar. Entonces puedes volver a ser la luz que eres.

7 Prueba la terapia. La terapia es una forma hermosa de permitir que otra persona te presencie. Es un gran espacio para practicar la responsabilidad personal mientras se recibe el apoyo emocional necesario.

8 Viaja a un clima cálido durante los meses más fríos si tu depresión se ve muy afectada por el clima.

9 Meditación y mindfulness, Reiki o Yoga. Se ha demostrado que el reiki, el yoga y la meditación reducen el estrés, alinean los centros de energía del cuerpo y mejoran el estado de ánimo. Encontrar un profesional holístico que pueda ayudarlo a formar una práctica de curación basada en el cuerpo realmente podría ayudarlo en su viaje hacia el bienestar.

10 Haga ejercicio regularmente, ya que aumentará el equilibrio y el flujo mientras promueve una mejor salud en general.

11 Tés naturales que mejoran el estado de ánimo como el té verde, el limoncillo, el jengibre, la cúrcuma o el oolong.



Ver más sobre Moe Arie Brown en theemoeari.com. Siga en Instagram @LoveOutProud y en la aplicación Mine'd en moeari.doyoumined.com. Infórmese sobre los cursos de CE en theemoeari.com/cursos.